JAMÓN IBÉRICO AL MEJOR PRECIO

Atención al Cliente: info@sabordelsur.es

Martes, 04 de Octubre de 2016

EL JAMÓN EN LA GASTRONOMÍA.

EL JAMÓN EN LA GASTRONOMÍA.

LOS CUATRO ASES DE LA GASTRONOMÍA.

 

Es indudablemente uno de los productos estrella a nivel mundial, y está entre los cuatro ases (jamón ibérico de bellota, caviar, foie y trufas) de la gastronomía.

A diferencia de la trufa, el valor nutricional del jamón ibérico de bellota es altísimo por su riqueza en proteínas de muy alto valor biológico, porque su grasa es muy rica en ácido oléico, hasta el punto de denominar al cerdo ibérico como "una aceituna con patas" por su contenido en minerales (sobre todo hierro, magnesio y cinc) y en vitaminas (con un papel muy importante de la tiamina, la niacina y la cianocobalamina). Y todos estos componentes, que participan en los diferentes atributos de los alimentos, deciden su aceptación por el consumidor. Sobre el caviar tiene la enorme ventaja de que se produce en un medio muy limpio, en un ecosistema apartado y difícil de aumentar, en el que la alimentación es con productos que aparecen espontáneamente, que la tecnología de su maduración consiste en coordinar el efeto de aireación, luminosidad, humedad y temperatura, y que en su elaboración no entra más aditivo que la sal.

La explotación del cerdo ibérico que se hace al aire libre se diferencia mucho de la que es necesario practicar para obtener el foie. Se alimenta naturalmente a los animales, sin forzar la ingesta en ningún momento, sin concentrar ni manipular los alimentos que consume y permitiéndolos disfrutar de la Naturaleza. En su expresión se nota la satisfacción, que contrasta con la tristeza de los patos sobrealimentados para provocarles un trastorno fisiológico (nada menos que una hepatomagália cirrótica y degenerativa).

Y en lo que se refiere al sabor, aroma, textura y al resto de las propiedades sensoriales, no cabe duda que nos encontramos con los alimentos más selectos que destacan por la irrepetibilidad de sus propiedades organolépticas, porque por mucho que se intente imitar el caviar con huevas de otros peces, el foie con diferentes pastas de hígado, la trufa con otras setas y el jamón ibérico de bellota con otros jamones... la diferencia es tal que no admite ninguna comparación.

El jamón ibérico de bellota es un tesoro precioso de nuestra despensa, que sintetiza todo la magia y la fuerza de nuestra tierra en cada una de sus lonchas, que alcanzan la quintaesencia del gusto. El cierra de las fronteras a su exportación, que durante mucho tiempo ha estado vigente, ha dificultado que su conocimiento se generalizase, que ya se han superado esos momentos y su inmensa calidad le está abriendo puertas en todo el mundo.

Suscríbete al newsletter

Si desea recibir nuestro boletín de ofertas y novedades, introduzca su email:

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.